Cardiólogos alertan de que fumar en pipas de agua también puede dañar el corazón

Fumar tabaco en
pipas de agua
provoca la inhalación de químicos tóxicos, a menudo en niveles superiores al humo del cigarrillo, que pueden dañar el corazón y los vasos sanguíneos, según una nueva declaración científica publicada en «Circulation», la revista de la Asociación Americana del Corazón.

Las pipas de agua tienen muchos nombres (hookah, narghile, argileh, shisha y goza) y generalmente consisten en una cabeza o tazón que contiene tabaco, un cuerpo, una base de agua y una manguera que termina con una boquilla. El carbón vegetal ardiente se coloca sobre el recipiente lleno de tabaco. El tabaco utilizado suele ser una combinación de frutas secas, tabaco aromatizado y sustancias para mantener el tabaco húmedo.

Durante una sesión de pipa de agua, que suele durar 30 minutos o más, los usuarios inhalan muchos litros de humo llenos de grandes cantidades de partículas en concentraciones más altas que los cigarrillos. Si bien las comparaciones directas entre las shishas y los cigarrillos tienen algunas limitaciones. Una sola sesión de uso de pipa de agua generalmente supone una mayor exposición al monóxido de carbono que un solo cigarrillo. Incluso la exposición a corto plazo al monóxido de carbono en las pipas es tóxica y puede interferir con la capacidad de ejercicio, según los autores de la declaración.

Además del monóxido de carbono, el humo de la shisha contiene otros productos químicos potencialmente dañinos que pueden afectar el sistema cardiovascular, como la nicotina, los contaminantes del aire, las partículas, los productos químicos orgánicos volátiles, los hidrocarburos aromáticos policíclicos, la acroleína, el plomo, el cadmio y el arsénico. La mayoría de estas toxinas son más altas en la shisha que el humo del cigarrillo.

«El humo de la pipa de agua contiene sustancias nocivas y la Asociación Americana del Corazón recomienda encarecidamente evitar el uso del tabaco en cualquier forma», señala el doctor Aruni Bhatnagar, presidente del grupo de redacción de la declaración científica, profesor de medicina y director del Centro de Obesidad y Diabetes de la Universidad de Louisville en Kentucky.

Existe una creciente evidencia de que fumar tabaco en pipa de agua afecta de manera aguda la frecuencia cardíaca y la presión arterial. El uso crónico se asocia con un mayor riesgo de enfermedad coronaria.

Sabores atrayentes
«Muchos jóvenes creen erróneamente que fumar tabaco en una shisha es menos dañino que fumar cigarrillos porque el tabaco se filtra a través del agua, pero no hay evidencia científica que respalde esa afirmación. Sin embargo, hay pruebas que sugieren que fumar en pipa de agua es adictivo y puede llevar al uso de otros productos de tabaco como los cigarrillos», dijo Bhatnagar.

La propagación del hábito de fumar shisha, especialmente entre los jóvenes, es promovida por varios factores, entre ellos el tabaco azucarado y aromatizado y las percepciones erróneas sobre su potencial adictivo y sus efectos adversos para la salud.

A diferencia del tabaco para cigarrillos, el tabaco que se usa para las shishas viene empaquetado de manera colorida y puede venderse en sabores dulces y de frutas, que atraen a las audiencias más jóvenes. Los sabores y edulcorantes añadidos al tabaco enmascaran la dureza del humo, lo que hace que sea más fácil comenzar y continuar fumando.

Actividad social
Además, como muchas personas fuman pipas de agua en salones y cafés, se percibe como una actividad social y no como un hábito. Más importante aún, la mayor parte del tabaco que se comercializa a los usuarios de shishas no lleva una advertencia de salud, lo que lleva a la percepción errónea de que no es perjudicial.

En los Estados Unidos, las encuestas recientes han estimado que el uso de la shisha varía entre el 4,8 por ciento entre los estudiantes de secundaria y el 13,6 por ciento de los adultos jóvenes (de 18 a 24 años de edad). Las personas de 18 a 24 años de edad también representaron el 55 por ciento de los fumadores de shishas en todo el país. Además, los que fuman pipa de agua tienen más probabilidades de comenzar a fumar cigarrillos que los que nunca han fumado en este formato.

A nivel mundial, el uso de la pipa de agua se está extendiendo entre los jóvenes. Los datos de una encuesta de siete países del Medio Oriente mostraron que las tasas de consumo de pipas oscilaban entre el 9 y el 15 por ciento, que era más alta que la tasa de consumo de cigarrillos en algunos países. Un estudio en el Reino Unido descubrió que el uso de shishas era más del doble que el consumo de cigarrillos.

Los investigadores consideran que, actualmente, existe una percepción errónea persistente entre los usuarios de shisha de que este método de uso del tabaco es inofensivo. En contraste, muchos jóvenes son más conscientes de los riesgos asociados con fumar cigarrillos y evitan ese método. En su opinión, se necesita investigación para comunicar de forma efectiva el impacto negativo en la salud del hábito de fumar shisha.

Asimimo, recomiendan a los profesionales de la salud que pregunten sobre el uso de la shisha y brinden asesoramiento y apoyo para ayudar a los pacientes a dejar de fumar. Leer mas

Primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*