Puesta a punto para lucirse en los Oscar

Luces, cámara… ¡acción! La alfombra roja del Dolby Theatre de Los Ángeles ya está desplegada para mañana, cuando tendrá lugar la 91 edición de los premios Oscar. Y la firma española Natura Bissé ha sido la elegida para trasladarse a Hollywood, con objeto de preparar la piel de las nominadas e invitadas a la gran fiesta del cine.

Por segundo año consecutivo, la marca se ha instalado en una de las suites del hotel The Beverly Hills, conocido como el Pink Palace. En este icónico establecimiento, rodeado de exuberantes jardines, se ha abierto su Beauty Suite y durante toda esta semana algunas privilegiadas, como la actriz Alex Riviere, ya han probado el nuevo ritual «Diamond Cocoon Experience». ¿Qué tiene de especial? Pone de manifiesto el poder transformador que tienen las manos de unas esteticistas bien formadas en quiromasaje, una cosmética efectiva y el poder de unas piedras de jade blanco para realizar las maniobras de firmeza, inspiradas en antiguos rituales, que estimulan la microcirculación y el proceso de desintoxicación natural de la piel, afinan la textura cutánea y definen los contornos del rostro.

Relajación
«Este específico ritual, de 60 minutos, no solo revela una piel espectacular, sino que ayuda a relajarse a las actrices y actores, que también lo prueban», aseguran desde la firma. El objetivo es conseguir un cutis «impecablemente limpio, sano y natural» en un espacio tan arriesgado como la alfombra roja de los Oscar, donde la potencia de los focos y los flashes de las cámaras no son precisamente los mejores aliados.

Eliminar la grasa
El tratamiento con láser de «Diodo SculpSure», que se hacen Kyle Richards y Kourtney Kardashian, encabeza la lista de tratamientos reductores en los Celebrity-Loved Red Carpet Treatments. Se trata de un láser de diodo, el primero del mundo aprobado por la FDA para tratamientos de lipólisis no invasiva, que elimina la grasa localizada y persistente en cartucheras, abdomen, espalda, cara interna y externa de los muslos y papada, tanto en hombres como en mujeres, en sesiones de 25 minutos por zona y sin tiempo de recuperación. «Es la primera técnica no invasiva que destruye los adipocitos. La grasa se elimina vía linfática y hepática progresivamente y no vuelve a aparecer, ya que destruye la membrana del adipocito», cuenta Elena Solinis, de comunicación de la marca. «Como media se pierden unos 3-4 centímetros de contorno tras 3 sesiones, en un intervalo de 3-6 semanas», aseguran. Leer mas

Primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*