El calvario de Mayumi,la mujer que rompió el corazón de Keith Flint

Cuando alcanzó el éxito como cantante de The Prodigy, allá por 1996, Keith Flint tuvo ante sí un mar de posibilidades para dar rienda suelta a su toxicomanía. Para más inri su banda era el buque insignia de la cultura «rave», donde las drogas de diseño jugaban un papel casi tan importante como la propia música, así que fue cuestión de tiempo que su estabilidad psicológica estallase por los aires. En 2004 fue expulsado «temporalmente» de la banda por sus excesos, pero entonces llegó su ángel de la guarda, Mayumi.

«La conocí en un camerino, estando de gira. Entró en la habitación, y bueno, ya sabes cómo son estas cosas. No pude hablar, me quedé abrumado», relató en una ocasión al «Times». En 2006 se casaron en una boda que tuvo a celebridades como Noel Gallagher entre los invitados, y poco después Flint se sometió a un tratamiento de rehabilitación empujado por Mayumi, que unió fuerzas con el manager de The Prodigy para convencer a su incontrolable marido.

Una vez superada la fase de desintoxicación, Flint volvió al grupo para grabar su tercer disco y salir de nuevo de gira. Pero antes, la pareja se compró una mansión en el área rural de Essex para alejarse de las tentaciones y las malas influencias. Allí, Flint empezó una nueva vida, sana y equilibrada, practicando deporte y entregándose a su pasión por el caballo, esta vez el de cuatro patas. Pero hace un año, algo se torció. Flint volvió a a recaer en los viejos excesos y a protagonizar sucesos embarazosos (como correr desnudo por su vecindario), y Mayumi decidió separarse y poner la casa a la venta.

Según una fuente anónima citada por el «Daily Mail», Flint llamó a su mujer pocos días antes de suicidarse, para suplicarle que volviese con él. Algo que su amigo John Lydon (el cantante de los Sex Pistols) ha confirmado a «TMZ». «Se sentía abandonado y solo. Nadie le quería, y eso le ha destruido».

Lamentable confusión
Tras el hallazgo del cadáver de Flint, en su casa de Essex, sus fans no podían creer lo que leían en la prensa británica: Mayumi, de profesión DJ, se encontraba a más de 6.000 kilómetros y no solo no pensaba volver a Inglaterra, sino que iba a actuar en una discoteca de Tokio con el cadáver de su marido aún sin recibir sepultura. Además, su única reacción pública fue tuitear un enlace con la noticia de la muerte de su marido. Increíblemente fría e insensible.

Pero todo fue producto de un error. Un periodista inglés encontró a una tal DJ Mayumi en las redes sociales y pensó que no podía ser otra que la mujer de Flint. Al cabo de un par de días, la sorprendida pinchadiscos, también japonesa y con un gran parecido físico, tuvo que aclararlo tras recibir cientos de mensajes: «Ha habido un gran malentendido. No soy la DJ Mayumi que es la esposa del difunto músico Keith Flint». La verdadera sigue en paradero desconocido y sin hacer declaraciones. Quién sabe si arrepintiéndose de no haberle dado otra oportunidad. Leer mas

Primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*