Una mujer sufre un derrame cerebral cuando iba a llegar al orgasmo con sexo oral

Estaba practicando sexo oral a su pareja cuando notó que ésta se quedaba inconsciente. Una ambulancia llevó a la mujer, de 44 años, a urgencias, donde descubrieron que había sufrido un

derrame cerebral

. El insólito caso ha sido publicado en «BMJ Case Reports» por el equipo sanitario, dirigido por el doctor Jonathan Holmes, del Hospital Universitario West Middlesex, en Reino Unido.

Cuando la paciente llegó al hospital había recuperado la consciencia y sus signos vitales habían vuelto a la normalidad, pero sufría dolor de cabeza moderado. En principio, sus médicos creían que había experimentado una convulsión, dados sus síntomas y el hecho de que su función cognitiva hubiera vuelto a la normalidad. Se trataba de una persona sana sin problemas médicos importantes antes de su hospitalización.

Tras una nueva inspección, los médicos llegaron a creer que había sufrido un desmayo causado por una repentina falta de suministro de sangre al cerebro relacionado con la actividad sexual.

«La paciente informó que se acercaba al orgasmo mientras recibía sexo oral de su pareja antes de perder la consciencia», escriben los autores en «BMJ Case Reports». El hombre, por su parte, relató que, durante el episodio, el cuerpo de ella se puso rígido y perdió el conocimiento durante 2-3 minutos.

El equipo pensó entonces en una hemorragia intracerebral, debido a su dolor de cabeza continuo, y procedió a hacerle una tomografía computarizada, seguida de una angiografía, que acabó revelando que tenía un aneurisma de la arteria comunicante anterior del lado derecho de 7 milímetros (un bulto en la arteria). Este aneurisma había provocado una hemorragia subaracnoidea, que es un tipo de ictus.

Esto no es raro ya que, como recuerda el equipo médico en su artículo, los cambios en la presión arterial durante las relaciones sexuales pueden ser un factor en la aparición de un derrame cerebral. Sin embargo, señalan que este caso es ligeramente diferente, ya que se ha producido durante el sexo oral en lugar de con el coito.

«Las actividades que implican aumentos repentinos de la presión arterial y la actividad sexual están bien descritas como un precipitante», escriben en el informe del caso. «Los estudios con monitoreo intraarterial durante el coito demuestran que durante la actividad sexual, la presión arterial, así como la frecuencia cardíaca, es muy lábil, con aumentos particulares durante el orgasmo», apuntan.

La paciente recibió tratamiento y fue dada de alta sin secuelas neurológicas. Cuatro meses después, sigue bien. Leer mas

Primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*