Cuatro razones por las que habría que leer libros diariamente, según la ciencia

Que la lectura es un gran gimnasio para el cerebro es algo que todos damos por sentado, en tanto que es un ejercicio mental que favorece la conexión de las neuronas además de ayudar a resistir contra la pérdida de las funciones cognitivas vinculadas al cumplimiento obligatorio de años. El portal «Inc» ha recopilado cuatro razones para concienciar de lo importante y necesario que es leer diariamente. Porque:

– «Te ayuda a conseguir un mejor trabajo»

Este portal recoge un estudio de un investigador de la Universidad de Oxford a partir del cual examinaba las respuestas de una encuesta a 17.200 personas nacidas en 1970 a partir de lo cual determinó que quien leía libros desde los 16 años tenía más probabilidades de tener una carrera profesional o de jefatura a los 33 años. Otras actividades planteadas en el cuestionario, como el deporte, los ordenadores o la cocina, no tuvieron relación con el éxito profesional.

– «Entrena tu cerebro»

La lectura es uno de los mejores ejercicios para mantener el cerebro en forma: aumenta la capacidad de concentración, promueve la empatía, favorece las conexiones entre neuronas y, si es un hábito frecuente, es un ejercicio útil para evitar la pérdida de las funciones cognitivas asociadas a la edad. «Un cerebro activo no sólo realiza mejor sus funciones, sino que incrementa la rapidez de la respuesta. Mientras leemos, obligamos a nuestro cerebro a pensar, a ordenar ideas, a interrelacionar conceptos, a ejercitar la memoria y a imaginar, lo que permite mejorar nuestra capacidad intelectual estimulando nuestras neuronas. La lectura también genera temas de conversación, lo que facilita la interacción y las relaciones sociales, otro aspecto clave para mantener nuestro cerebro ejercitado», explican desde la Sociedad Española de Neurología.

– «Desarrolla tus habilidades comunicativas»

«Inc» destaca el estudio publicado en Journal of Developmental and Behavioral Pediatrics en el que se explica que la lectura diaria a un niño todos los días lo expone a 78.000 palabras al año. Y estos investigadores han estudiado que en los hogares prósperos en recursos lingüisticos hace que los niños escuchen muchas más palabras en comparación con los niños cuyos padres no les leen.

– «Te ayuda a ser un mejor líder»

En este caso, el portal aporta la opinión del coautor de «Pasión y propósito: historia de los mejores y más brillantes jóvenes líderes empresariales» en un artículo para el Harvard Business Review. En este artículo ahonda en lo dicho anteriormente, lo ensambla.

«La lectura aumenta la inteligencia verbal, lo que hace que un líder sea un comunicador articulado. Leer novelas puede mejorar la empatía y la comprensión de las señales sociales, lo que permite que un líder trabaje y entienda mejor a los demás, rasgos que la autora Anne Kreamer vincula de manera persuasiva con el aumento de la efectividad organizativa y que supone aumentos y promociones para los líderes que poseen estas cualidades. Y cualquier persona de negocios entiende que una mayor inteligencia emocional mejorará su capacidad de liderazgo y gestión».

Y es que un cerebro activo no sólo realiza mejor sus funciones, sino que incrementa la rapidez de la respuesta. Mientras leemos, obligamos a nuestro cerebro a pensar, a ordenar ideas, a interrelacionar conceptos, a ejercitar la memoria y a imaginar, lo que permite mejorar nuestra capacidad intelectual estimulando nuestras neuronas. La lectura también genera temas de conversación, lo que facilita la interacción y las relaciones sociales, otro aspecto clave para mantener nuestro cerebro ejercitado.

Pero además, en los últimos años, nos gustaría añadir, han sido muchos los estudios que han relacionado el nivel de lectura y escritura con un aumento de la reserva cognitiva. «Desde el punto de vista de la neurología, el concepto de reserva cognitiva ha cobrado una gran importancia, no solo porque se ha visto que existe una relación directa entre la misma y el buen funcionamiento cognitivo y ejecutivo de nuestro cerebro cuando envejecemos, sino porque se ha demostrado que es un factor protector ante los síntomas clínicos de las enfermedades neurodegenerativas», mantiene el especialista Guillermo García-Ribas. Leer mas

Primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*