El reloj de lujo en el que deberías invertir

Corría el año 1977. La industria relojera estaba sumida en plena Crisis del cuarzo. Las marcas suizas de relojería tradicional veían cómo los relojes mecánicos eran puestos en duda frente al omnipresente y súper exacto cuarzo.

Mientras, en Japón, Yoshikazu Akahane, un joven ingeniero de Seiko comenzó a preguntarse cómo podría hacer realidad su sueño de crear "un reloj eterno". Su idea al respecto se basaba en un reloj que se cargase con su muelle y que tuviese una precisión de un segundo al día, una precisión que únicamente los relojes electrónicos de alta gama podían ofrecer.

Calibre 9R02 de Seiko –
Tras muchos intentos y más de 600 prototipos, él y su equipo lo consiguieron inventando nuevas tecnologías para diferentes aspectos de la fabricación de relojes.

En 1999, después de dos décadas de desarrollo, se lanzó Spring Drive en Baselworld, siendo inmediatamente reconocido como uno de los avances más importantes en la historia reciente de la relojería de lujo.

Este año se celebra el vigésimo aniversario de Spring Drive con una nueva serie dentro de la colección Elegance de Grand Seiko, que presenta un perfil aún más refinado y delgado.

Los relojes ofrecen una precisión de un segundo al día y una reserva de marcha de larga duración, gracias al diseño de doble muelle real de ambos calibres, y comparten el refinamiento discreto y el brillo de la calidad que ejemplifican la sensibilidad exclusivamente japonesa de Grand Seiko.

Hay cuatro modelos dentro de la serie, pero antes de hablar de ellos hacemos un alto para entender por qué tenemos que hacernos con uno de estos modelos de Seiko.

Cuatro razones para comprar un reloj Seiko provisto de Spring Drive
Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de Grand Seiko (@grandseikoofficial) el 14 Jun, 2018 a las 3:39 PDT

1. Alta precisión

El regulador Tri-synchro controla y libera la energía mecánica, eléctrica y electromagnética generada por el resorte principal. Reemplaza al escape tradicional del reloj mecánico y, con su movimiento unidireccional, es mucho más estable, duradero y preciso. Spring Drive tiene una precisión de 1 segundo por día.

2. Movimiento deslizante

Como el movimiento no tiene escape, todo el movimiento es circular y va en una sola dirección, lo que permite que las agujas se muevan constantemente con un movimiento deslizante único. Spring Drive es el único reloj del mundo que expresa el flujo natural y continuo del tiempo.

3. Reserva de marcha de larga duración

El resorte principal de última generación ofrece más potencia y una duración más prolongada gracias a una aleación especial desarrollada por Seiko que además es altamente resistente al calor o la corrosión. Spring Drive tiene una reserva de marcha (autonomía del reloj) de 72 horas, incluso si el cronógrafo está en funcionamiento continuo.

4. Carga rápida

En 1959, Seiko inventó un componente original del mecanismo de carga de un reloj mecánico, la "palanca mágica". Aumentó la eficiencia del mecanismo de cuerda automático, utilizando la energía creada por cada giro, en ambas direcciones, del rotor.

La historia del Grand Seiko
Pero antes de entrar en detalle sobre los cuatro nuevos modelos Grand Seiko, refrescaremos la memora de esta línea. Fue la determinación de sobresalir la que provocó el nacimiento de Grand Seiko en 1960. La idea que impulsó a los diseñadores e ingenieros de la casa japonesa fue la de conseguir que Grand Seiko fuera el reloj "ideal" con estándares de precisión, durabilidad y belleza que lideraran el mundo. El primer Grand Seiko se produjo en Suwa Seikosha (ahora Seiko Epson) en la Prefectura de Nagano, en el centro de Japón.

El primer Grand Seiko se lanzó en 1960
El modelo 44GS de 1967 estableció el aspecto de Grand Seiko que se ha mantenido hasta hoy. Había tres principios básicos y no menos de nueve elementos necesarios para cumplir con las reglas de oro sobre la proporción, el acabado, los ángulos y el aspecto. Ningún otro reloj ha tenido tanta influencia en el diseño de los siguientes modelos de Grand Seiko, con los que ha compartido el mismo brillo y encanto.

Después de haber ganado todas las competiciones de cronometraje en Japón, el equipo de Grand Seiko buscó nuevos desafíos en el extranjero y decidió dirigirse a las competiciones del observatorio suizo del cronometraje que admitieron la entrada de la casa japonesa en 1964.

En los años siguientes, el se mejoró continuamente en el ranking en Neuchâtel y en Ginebra. En 1968, el calibre 45GS fue galardonado con el premio general en la competición de los mejores relojes mecánicos del observatorio de Ginebra y el mundo vio que los movimientos de Grand Seiko estaban entre los mejores del mundo.

El nivel de precisión fue asombroso, con una variación de menos de ± 2 segundos al día o ± 1 minuto al mes. El equipo de Grand Seiko dio a sus modelos de ultra-alta precisión el nombre "Grand Seiko Very Fine Adjusted". Los modelos 61GS V.F.A. y 45GS V.F.A se convirtieron en leyendas.

La colección Grand Seiko Elegance actual Leer mas

Primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*